Contáctanos

Servicio en toda la República, comunícate sin costo al 01 800 999 CRYO (2796)

« Agentes importantes Alimentación y nutrición »

Agentes peligrosos

Alcohol: el alcohol es una droga legal, socialmente aceptada, cuyo consumo forma parte de la vida de muchas mujeres. Aunque el contenido de alcohol en las bebidas es variable, no existen razones para pensar que el consumo de vino o de cerveza tiene menos riesgo que el de licores, cuando se toma una cantidad similar de alcohol. Cuando una mujer embarazada toma una bebida alcohólica, el alcohol llega a su bebé a través de la placenta, alcanzando la misma concentración que en la sangre de la madre. Cuanto más cantidad de alcohol toma la madre, durante el embarazo, mayor el riesgo para el bebé, sobre todo al principio del embarazo cuando se están formando los órganos. Si planeas un embarazo o estás embarazada, la recomendación más segura es no consumir alcohol durante todo el embarazo. Si eres bebedora, debes saber que la reducción de consumo de alcohol es beneficiosa para tu bebé.

Radiaciones: las radiaciones ionizantes, como las utilizadas en los rayos X para realizar radiografías o ciertos tratamientos son peligrosas para tu bebé, cuando éste se expone a dosis altas y sobre todo al inicio del embarazo. Si te van a realizar una radiografía, debes informar que estás embarazada o que puedes estar embarazada, si éste es el caso. Las radiaciones no ionizantes son las producidas por las pantallas de televisión, las terminales de computadora y los hornos de microondas. Se ha demostrado que la exposición que ocurre en la vida habitual a las radiaciones no ionizantes no es dañina para tu bebé. La exposición a radiaciones (rayos X) puede ser peligrosa para tu hijo, por lo que solamente podrán realizarse las radiografías estrictamente necesarias y/o autorizadas por tu doctor.

Tabaco: el tabaco es peligroso para tu hijo. Cada aspiración de tabaco que inhalas expone a tu hijo a agentes químicos peligrosos como el monóxido de carbono y la nicotina, y disminuye la cantidad de oxígeno que le puedes proporcionar. El tabaco aumenta el riesgo de complicaciones durante el embarazo. Cuanto antes, deja de fumar, mejor es para ti y para tu bebé.

Medicamentos: los medicamentos pueden ser peligrosos para tu hijo. Aunque es raro, en ocasiones, algunos de ellos pueden causar defectos al nacer u otro tipo de problemas, según el momento del embarazo y la dosis con que se toman. En este sentido, el primer trimestre del embarazo, es el periodo en el que se debe evitar tomar cualquier tipo de fármaco. Si padeces alguna enfermedad que requiera un tratamiento con medicinas, debes consultar a tu médico antes de comenzar el embarazo, ya que puede ser aconsejable suspender el tratamiento o utilizar otros fármacos que son más seguros. No debes suspender ninguna medicación que te haya sido prescrita sin consulta previa ya que la ausencia del tratamiento puede ser más peligrosa que el uso del fármaco. Algunas medicinas como la aspirina, el paracetamol, los antigripales, etc., no necesitan receta médica para ser adquiridos en una farmacia, pero este hecho no significa que su consumo durante el embarazo esté libre de riesgo.

No debes consumir ningún fármaco, a menos que haya sido indicado por tu doctor.


Compartir: