Contáctanos

Servicio en toda la República, comunícate sin costo al 01 800 999 CRYO (2796)

« Agentes peligrosos Cursos de preparación para el parto »

Alimentación y nutrición

Durante el embarazo tu organismo necesita más energía, proteínas, vitaminas y minerales que antes de la gestación. La alimentación que debes realizar tiene que aportar la energía necesaria y los elementos nutritivos suficientes para mantener tu salud y lograr un crecimiento y desarrollo de tu bebé óptimos.

Habitualmente, no es necesario que realices grandes cambios en tu alimentación. Las costumbres alimenticias son muy personales, pueden estar influenciadas por la familia, sabores o la existencia de algún alimento determinado. Además te puede resultar muy difícil cambiar tus hábitos alimenticios, si te resulta desagradable o rompe con tus costumbres.

Durante el embarazo "no debes comer por dos".

En general, la mujer necesita añadir solo alrededor de 200 a 300 calorías a su dieta diaria, desde el inicio de la gestación. Bebe agua en abundancia al día (por lo menos ocho vasos). Tu bebé necesita líquidos y tu también. Los líquidos reducen el estreñimiento, arrastran las toxinas y desechos, limitan la inflamación y disminuyen el riesgo de tener una infección de vías urinarias. El agua es lo más recomendable, puedes tomarla con una rebanada de limón.

ALIMENTACIÓN SANA:
• Aumentar de forma moderada el consumo de frutas, verduras, pan (de preferencia integral), arroz, pasta y legumbres.
• Tomar, por lo menos, medio litro de leche al día o su equivalente en yogurt o queso fresco.
• Reducir el consumo de los alimentos con excesiva cantidad de grasa de origen animal, como tocino, mantequilla, embutidos, etc.
• Reducir el consumo de los alimentos con mucha azúcar, como pasteles, dulces -especialmente aquellos prefabricados-, caramelos, chocolates, etc.
• Distribuir los alimentos a lo largo del día según su costumbre; si al final del embarazo realiza comidas más frecuentes y menos copiosas estará más cómoda y tendrá una digestión más fácil.
• Tomar pequeños ¨tentempiés¨ a lo largo del día es una buena manera de lograr las calorías y los elementos nutritivos extras necesarios.


Debes saber que la forma de condimentar y preparar los alimentos es tan importante como el tipo y cantidad de los alimentos. Se recomienda el consumo de carnes y pescados a la plancha o hervidos. Debes controlar la cantidad de aceites utilizados al condimentar los alimentos, así como la utilización frecuente de salsas muy energéticas como la mayonesa.

Es indispensable que consultes con tu médico la mejor alimentación para ti.


Compartir: