Contáctanos

Servicio en toda la República, comunícate sin costo al 01 800 999 CRYO (2796)

« Semana a semana Un estilo de vida sano »

Atención prenatal

Durante las visitas prenatales, aprenderás sobre lo que está sucediendo en tu cuerpo. Pedirás consejo sobre cómo enfrentar los cambios comunes que se producen durante el embarazo y recabarás la información necesaria para tomar decisiones importantes.

CONSULTA PRENATAL: tiene por finalidad cuidar tu salud y la de tu hijo durante el embarazo. La gestación es un proceso normal y natural para muchas mujeres, no debe considerarse como una enfermedad, aunque en ocasiones algunas enfermedades ocurren durante el embarazo. Trabajarás con tu doctor, a través de la consulta prenatal, donde dirigirán sus esfuerzos para mantener tu salud y lograr el nacimiento de un niño sano.

Debes acudir a la consulta en cuanto sospeches que estás embarazada, no obstante el momento óptimo de consultar sería cuando planifiques un embarazo. Esta recomendación es muy importante, incluso aunque ya hayas tenido antes un embarazo sin problemas. Debes saber que no existen dos embarazos iguales.

La primera consulta prenatal es más larga y detallada que las sucesivas, durante ella se realizará la historia clínica y la exploración física, se solicitarán exámenes de laboratorio y se programarán las consultas subsecuentes, y cualquier otra prueba especial que pueda necesitarse.

Historia clínica
Durante la consulta deberás comentarle a tu doctor cualquier duda que tengas, realiza cuantas preguntas quieras con libertad. Las consultas periódicas a lo largo de la gestación son la clave del buen control prenatal. Debes acudir aunque te encuentres bien, ya que pueden surgir complicaciones que no producen síntomas.

Con la historia clínica se obtiene información sobre tu salud, la salud de tu familia, la evolución de tus embarazos anteriores, tu historia menstrual (fecha de última regla, ritmo menstrual, anticoncepción), tu estilo de vida y hábitos personales que pueden causar problemas durante tu embarazo, tales como: consumo de alcohol, tabaco y otras drogas; así como la exposición a factores ambientales peligrosos. Estos datos son importantes para poder detectar problemas que pueden ocurrir más adelante.

Pruebas de laboratorio
Durante el embarazo se deben realizar pruebas de laboratorio (grupo sanguíneo y rh, biometría hemática, química sanguínea, examen de orina, etc.) algunos se realizarán en una sola ocasión, pero otros se repetirán de nuevo más adelante. Además de los análisis habituales se te puede indicar la conveniencia de realizar otras pruebas, según tus antecedentes familiares, médicos, reproductivos o de la evolución de tu embarazo.

Ultrasonido
La ecografía o ultrasonido crea una imagen de su bebé a partir de ondas ultrasónicas que se visualizan en un monitor de televisión. Durante la consulta se te realizará una exploración con ultrasonido para un mejor control de tu embarazo. Cuando te sea realizado un ultrasonido en el primer trimestre de tu embarazo es conveniente que la vejiga de la orina esté llena, pues ayuda a obtener imágenes más claras. Para conseguirlo puedes beber varios vasos de agua una hora y media antes de tu cita y no orinar hasta después de que sea efectuado el estudio. Es importante que sepas que durante el embarazo se realizarán varios ultrasonidos, y que éstos no le causarán ningún daño a tu bebé, lo cual se ha demostrado en múltiples estudios a través de los años. Cuando sea el momento más conveniente te será solicitado un ultrasonido de alta resolución, donde se observarán con más detalle los órganos de tu bebé, se te medirán los flujos sanguíneos y se verá si no trae circular de cordón.


Compartir: